Sant Pere de Ribes: el diamante por descubrirreserva


Un acertado eslogan turístico de mediados de los noventa rezaba que Sitges era la joya del mediterráneo. No le faltaba razón. La riqueza cultural, la oferta culinaria y hotelera, y los paisajes de postal han hecho de Sitges una destinación de referencia en todo el mundo.

Lo que quizás no es tan conocido para el gran público es el precioso pueblo de Sant Pere de Ribes, situado justo al lado de la Blanca Subur y protegido por la cima del Montgròs. Perfectamente conectado con Barcelona y Tarragona, Sant Pere de Ribes es un pequeño diamante que sintetiza en un mismo mapa cromático el verde y el marrón de las viñas del Penedès con el azul y el blanco de una población costera aunque sin prácticamente salida al mar.

En esta perfecta combinación es donde se ubica Club House 27 y el resto de establecimientos de la empresa. Con una clara filosofía de respeto al entorno, la apuesta gastronómica de la casa recoge los mejores frutos ecológicos de proximidad y los fusiona con recetas de todo el mundo. Como el aventurero que navega por un océano sin fronteras pero sabiendo en todo momento donde están sus raíces.

Sant Pere de Ribes cuenta con una intensa vida asociativa. Las entidades cultures son el motor cívico de una población que cuenta con varias fechas señaladas: sus dos fiestas mayores (Sant Pau en enero y Sant Pere en junio), el Carnaval (que también se vive de manera intensa como en el resto de la comarca), la Semana Santa (con sus centenarias caramelles), ferias de productos artesanales o el nueva y exitoso certamen dedicado a los indianos (los catalanes que hicieron las américas a la búsqueda de riqueza).

Todo esto, sin olvidar su patrimonio arquitectónico: el milenario castillo de Sota-ribes, la bella ermita de Sant Pau, la iglesia de Sant Pere con sus dos imponentes campanarios y una larga lista de casas y esculturas de inspiración modernista. Cultura e historia en un pueblo rodeado de bosque y vegetación por sus cuatro costados.

Cualquier momento del año es ideal para visitar Sant Pere de Ribes. Y, una vez aquí, cualquier momento es ideal para hacer una pequeña parada en Club House 27. La tranquilidad y la elegancia que mejor complementan a la joya del mediterráneo.

Sant pere de Ribes from Mont Gros, 2007